20 jul. 2012

MANUEL FRANCISCO ÁLVAREZ DE LA PEÑA (1727-1797)

Fue miembro de la primera generación de escultores españoles de la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando, aunque previamente se había formado en los talleres más tradicionales de Alejandro Carnicero y Felipe de Castro. Una vez conseguida la medalla de oro de la Academia para viajar a Roma a completar sus estudios, que no pudo realizar por problemas de salud, fue conocido por su técnica clásica, recibiendo el apodo de "El Griego". De tradición barroca pero dentro del neoclasicismo imperante ya en la segunda mitad del siglo XVIII, fue nombrado escultor real en 1794. Realizó muchas obras en madera dentro de la tradición de la imaginería del barroco español pero quizás su obra más conocida sea la "Fuente de Apolo" (1780-1803), también conocida como la "Fuente de las Cuatro estaciones" ubicada en el Paseo del Prado de Madrid. Alvarez de la Peña. Plenamente neoclásica, realizó las cuatro alegorías de las estaciones y en 1802, otro artista olvidado llamado Alfonso Giraldo Bergaz hizo la figura de Apolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario